¿Sabes quién fue Christiaan Barnard y cuál fue su aportación a la humanidad?

El Dr. Christian Barnard tenía claro que todo es un estado mental.

Amigas, amigos: Christiaan Barnard, cuando era pequeño, parece ser que era bastante revoltoso. Por eso, sus padres, amigos, y familia muy cercana, todos le decían que era un tal y un cual… Es decir, le estaban constantemente insultando y diciéndole que no valía para nada, que nunca llegaría a nada, que era un inútil, etc.

El contaba que cuando le estaban diciendo todas esas cosas, dentro de su mente lo que hacía era decirse «¡Pues algún día os voy a sorprender!; ¡algún día os voy a sorprender!»

A todo esto, según Christiaan Barnard iba creciendo, al mismo tiempo «crecían» todas las banalidades que le decían de que era un inútil, que no valía para nada, que nunca llegaría a nada porque no servía para nada. Ante todo esto, él más fuertemente, siempre mentalmente pensaba «¡Algún día os daré una gran sorpresa!»

Y efectivamente. A ver… ¿Quién es Christiaan Barnard? Christiaan Baarnard es nada más y nada menos, el primer médico en la Tierra que hizo el primer trasplante de corazón. Él ya no está entre nosotros, por supuesto; pero dejó el ser el primer médico en haber hecho un trasplante de corazón. Imaginaos lo que sorprendió a todos aquellos que le habían insultado tanto cuando era pequeño.

En fin, él escribió esta poesía, que yo, siempre que empiezo los cursos, a mis alumnos les leo esta poesía porque viene muy bien al caso.

Así que él decía:

El éxito comienza con el pensamiento. El poder del pensamiento

Si crees que estás derrotado, es que lo estás.
Si crees que no, no lo estarás

Si piensas que te gustaría ganar pero no puedes, no lo lograrás.
Si piensas que perderás, ya has perdido.
Porque en el mundo encontrarás
que el éxito comienza con el pensamiento del hombre.
Todo está en el estado mental.
Porque muchas carreras se han perdido
antes de haberse corrido,
y muchos cobardes han fracasado
antes de haber su trabajo empezado.
Piensa en grande y tus hechos crecerán.
Piensa en pequeño y quedarás atrás.
Piensa que puedes y podrás.
Todo está en el estado mental.
Si piensas que estás aventajado, lo estás.
Tienes que pensar bien para elevarte.
Tienes que estar seguro de ti mismo
antes de intentar ganar un premio.
La batalla de la vida no siempre la gana
el hombre más fuerte, o el más ligero,
porque, tarde o temprano, el hombre que gana
es el que cree poder hacerlo.

Deja un comentario

Ir arriba
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies.    Ver Política de Cookies
Privacidad